Tus derechos bajo la ILO

A lo largo de los años, la OIT ha mantenido y elaborado un sistema de normas laborales internacionales destinadas a promover las oportunidades de que mujeres y hombres obtengan un trabajo decente y productivo, en condiciones de libertad, igualdad, seguridad y dignidad.

NORMAS LABORALES INTERNACIONALES CLAVE

La OIT establece unas normas laborales internacionales a través de acuerdos internacionales clave. Los ocho Convenios “básicos” de la OIT abarcan los derechos fundamentales expresados también en la Declaración. Dichos Convenios contemplan:

  • El trabajo forzado
  • La libertad de asociación y la protección del derecho a la sindicalización
  • El derecho a la sindicalización y a la negociación colectiva
  • La igualdad de remuneración
  • La abolición del trabajo forzado
  • La discriminación (en relación con el empleo y la ocupación)
  • La edad mínima
  • La eliminación de las peores formas de trabajo infantil

DECLARACIÓN DE LOS PRINCIPIOS Y DERECHOS FUNDAMENTALES EN EL TRABAJO

La Declaración de Derechos Fundamentales en el Trabajo (1998) consagra los derechos de los trabajadores a organizarse y negociar efectivamente, así como la no discriminación y otros derechos laborales básicos.

Además de los convenios laborales fundamentales, la Declaración de la OIT sobre los Principios y Derechos Fundamentales en el Trabajo adoptada en 1998 es un compromiso de los gobiernos, las organizaciones de empleadores y trabajadores para hacer valer los valores humanos básicos – valores que son vitales para nuestras vidas sociales y económicas; respetar y promover los principios y derechos de las cuatro categorías, independientemente de que se hayan ratificado los Convenios pertinentes.

Dichas categorías son: la libertad de asociación y el reconocimiento efectivo del derecho a la negociación colectiva, la eliminación del trabajo forzado obligatorio, la abolición del trabajo infantil y la eliminación de la discriminación en relación con el empleo y la ocupación.

La Declaración deja claro que esos derechos son universales, y que se aplican a todas las personas de todos los Estados – independientemente del nivel de desarrollo económico. Menciona en particular a los grupos con necesidades especiales, incluidos los desempleados y los trabajadores migrantes. Reconoce que el crecimiento económico por sí solo no es suficiente para garantizar la igualdad, el progreso social y para erradicar la pobreza.

EL CONVENIO SOBRE EL TRABAJO MARITIMO

El Convenio sobre el trabajo marítimo, 2006, exige a todos los gobiernos que lo hayan ratificado que cuenten con leyes y reglas para proteger los siguientes derechos fundamentales:

  • El derecho a la libertad de asociación (el derecho de la gente de mar a afiliarse a un sindicato de su elección)
  • El reconocimiento efectivo del derecho a la negociación colectiva (el derecho de un sindicato a negociar un CBA en nombre de la gente de mar)
  • La eliminación de todas las formas de trabajo forzado u obligatorio (el derecho de la gente de mar a trabajar por su propia voluntad y recibir un salario por su trabajo)
  • La abolición efectiva del trabajo infantil
  • La eliminación de la discriminación en relación con el empleo y la ocupación (el derecho de la gente de mar a ser tratada de la misma manera que otra gente de mar que realiza el mismo trabajo, independientemente de la raza, religión, nacionalidad, género, orientación sexual u opiniones políticas).

En resumen, la gente de mar tiene el derecho a un lugar de trabajo seguro, donde se cumplan las normas de seguridad, donde se cuente con unas condiciones de empleo justas, unas condiciones de vida y trabajo decentes y protección social tal como el acceso a la atención médica, la protección sanitaria y el bienestar.