¿Qué sucede en caso de que no pueda trabajar porque estoy enfermo?

Los armadores son responsables de los gastos como consecuencia de una enfermedad, lesión o muerte ocurridas mientras usted preste servicios, desde la fecha de comienzo de su contrato hasta que usted sea repatriado o pueda reclamar la prestación de asistencia médica en virtud de un régimen de seguro o de indemnización.

En caso de que usted necesite medicamentos o tratamiento médico, el armador debe correr con todos los gastos hasta que usted se haya recuperado o hasta que a usted se le haya dado de baja tras comprobarse el carácter permanente de la discapacidad. La responsabilidad del armador por lo que se refiere a estos gastos podrá limitarse a un período de 16 semanas, contado a partir del día del accidente o del comienzo de la enfermedad, en caso de que esté establecido en la legislación o reglamento nacional.

Si usted está incapacitado para trabajar como consecuencia de una lesión o enfermedad, debería recibir la totalidad del salario mientras permanezca a bordo. Cuando regrese a casa, las disposiciones de la legislación nacional y los convenios colectivos determinarán si a usted le corresponde la totalidad o una parte del salario o una prestación monetaria. Estos pagos podrán limitarse a un período de 16 semanas a partir del día del accidente o del comienzo de la enfermedad.